Inicio / Blog / Fotografía antigua / ¿Por qué Kevin Carter no ayudó al niño de la famosa fotografía “El buitre”?
Compartir:

El Buitre

¿Por qué Kevin Carter no ayudó al niño de la famosa fotografía “El buitre”?

Fotos antiguas. Si nos ponemos a pensar, a lo largo de la historia encontraremos millones de fotos antiguas, pero no todas ellas adquieren la misma importancia con el paso de los años.

La fotografía nos ayuda a descubrir muchas cosas pero algunas de las instantáneas tomadas, a lo largo de los años, se quedan en la retina de millones de personas. Es cierto que no encontraremos la fotografía de “El Buitre” en Phottic pero como amantes de la fotografía queríamos arrojar un poco de luz sobre este asunto.

¿Qué se esconde detrás de una de las fotos más famosas de la historia?

Kevin Carter fue un reportero gráfico sudafricano, miembro del Bang-Bang Club, que logró ganar el Premio Pulitzer en 1994 por fotografiar a un niño sudanés famélico con un buitre detrás.

La fotografía, seguro que os suena, nos muestra las dos caras de la moneda. Arroja la verdadera historia de millones de personas, acechadas hasta por criaturas que en otros lugares nos temen. La opinión pública entendió la fotografía como una alegoría de lo que sucedía en Sudán: El niño era el problema del hambre y la pobreza, el buitre era el capitalismo y el fotógrafo era la indiferencia del resto de la sociedad.

 
La gente no solo pudo ver la crueldad de la instantánea sino que criticó a Carter por no haberla ayudado pero… ¿es eso cierto? Carter se suicidó 3 meses después porque no tenía dinero, se sumió en una profunda depresión y su mejor amigo había muerto en un tiroteo en Johannesburgo. Mucha gente presionó a aquel muchacho durante su carrera pero… ¿queréis saber la verdad sobre la foto?

¿Murió aquel niño?

Nadie vio morir a aquel niño, según nos pudimos informar, la fotografía fue tomada cerca de un centro de alimentación y los buitres acudían por los desperdicios de un estercolero.
 
El niño llevaba en su mano derecha una pulsera de plástico de la estación de comida de la ONU. Aquel pequeñajo parece ser que solo estaba haciendo sus necesidades a causa de una diarrea, la realidad es que murió en 2007 a causa de una fiebre, su nombre era Kong Nyong y vivió mucho más de lo que la crítica achacó.
¿A vosotros qué se os viene a la cabeza viendo esta instantánea? La verdad es que impresiona…