Inicio / Blog / Phottic / Toda una vida pegados a la radio
Compartir:

Toda una vida pegados a la radio

Este jueves 13 de febrero se celebra el Día Mundial de la Radio, un homenaje al medio con el que hemos crecido multitud de generaciones. Desde nuestros abuelos hasta nosotros, pasando por nuestros padres, la radio es una herencia de valor intangible, que desprende esa magia propia de aquellas cosas que queremos conservar para siempre, aunque su modo de consumo esté en plena transformación. Repasamos gracias al archivo de Phottic algunos de esos momentos tan especiales que nos ha dejado la radio.

Una en cada casa

Existían una serie de elementos que no podían faltar en cada casa, y uno de ellos era la radio. Un medio a través del que escuchar las noticias que afectaban a los vecinos, la radionovela del momento, las canciones que más fuerte estaban pegando en aquella época... La radio era, prácticamente, el único canal de información para saber que pasaba más allá de las fronteras de su pueblo. En esta foto, tomada en la primera mitad del siglo XX, una joven posa alegre junto a la radio de su casa.

Gente de radio

Por supuesto, la consolidación de la radio como medio de masas servía para forjar a auténtica gente de radio. Eran portavoces de todo lo que pasaba en la actualidad municipal y mantenían bien informados a los vecinos, deseosos de conocer las últimas noticias que les concernían.

Escaparate musical

Si alguna canción estaba de moda, era porque previamente había sonado en la radio. Esa era una verdad indiscutible, las ondas creaban al fenómeno del momento a base de repetición. Artistas nacionales e internacionales se llegaron a consolidar durante las décadas gracias a la oportunidad que les brindó una emisora. La orquesta de Amadeo Candeira probó fortuna en la radio portuguesa; la emisora Renascencia, situada en Lisboa, les otorgó un espacio en su programación para demostrar sus dotes musicales.

Al pie de la noticia

Si algo importante pasaba, ahí estaba la radio. La persona que veis en la foto es Delio Rodríguez, minutos después de conseguir el gran triunfo de su carrera, la Vuelta Ciclista a España de 1945. Este corredor de Ponteareas atendía a los medios radiofónicos recién bajado de su bicicleta. Allí, contaba sus impresiones sobre la última etapa y sobre la ronda, dejando para siempre la impronta de su triunfo. En la actualidad, Delio todavía posee un récord: es el ciclista que más etapas ha ganado en la historia de la Vuelta, 39.

Auténticos expertos

Las radios averiadas, por supuesto, acudían al técnico. Emilio, un radioaficionado de Vilagarcía, era todo un enamorado del medio, al que no solo se limitaba a escuchar. Su interés por la radio le hizo profundizar en todos sus aspectos, y uno de ellos era el tecnológico. Gracias a su conocimiento de los aparatos, Emilio se ganó una fama de reparador de radios, incluso de las que parecían imposibles de salvar.