Inicio / Blog / Historias Phottic / Kobe Bryant: nos deja una leyenda
Compartir:

Kobe Bryant: nos deja una leyenda

Esta semana nos enteramos de una trágica noticia: la muerte de una de las mayores leyendas del baloncesto de todos los tiempos. Kobe Bryant falleció en un accidente de helicóptero junto a su hija y siete personas más. Un deceso inesperado ante el que miles de millones personas han mostrado sus condolencias. No es para menos, los 41 años de Bryant han sido una trayectoria de auténtico mito. 

Una entrada discreta

No fue precisamente triunfal la llegada de Kobe Bryant a la NBA. Aunque lo había hecho muy bien en sus años de instituto, no tenía el caché de los jugadores universitarios, los que tienden a ser los más deseados por las grandes franquicias. Kobe mantenía un perfil bajo, desde el instituto decidió presentarse al draft y así fue como fue elegido el número 13. No era un puesto de relumbrón, pero el amor de su vida ya le había echado el ojo.

Los tres primeros anillos

Ese amor no era otro que Los Angeles Lakers, el equipo en el que Bryant desarrollaría su trayectoria baloncestística íntegra. Aunque los primeros años fueron de adaptación al equipo y a la competición, pronto el talento de Kobe se haría ver. Para acompañarle, estaría a su lado uno de los mejores pívots de la historia de la NBA, Shaquille O'Neal. Juntos formaron una sociedad letal, que llevó a la franquicia angelina a ganar la liga tres veces consecutivas. Un hito que solo unas pocas franquicias han conseguido.

El partido de los 81 puntos

Uno de los momentos cumbre de la carrera de Bryant sucedió el 22 de enero de 2006. Aquel día dio un golpe sobre la mesa para dejar claro que estaba en el grupo de unos pocos elegidos en la historia de la competición. Contra los Toronto Raptors, anotó la friolera de 81 puntos, la segunda mejor marca anotadora de la historia en un solo partido, solo por detrás de Wilt Chamberlain, que anotó 100 en 1962.

MVP del año

Era cuestión de tiempo que uno de los pocos reconocimientos que le faltaban a Bryant cayese. En 2008 consiguió el premio MVP al mejor jugador de la temporada regular de la NBA. Un galardón que reconoce al jugador que con mayor regularidad ha conseguido números excelentes, tanto en puntos, asistencias y rebotes como en la influencia en la trayectoria victoriosa de su equipo.

Un buen compañero

Los dos últimos anillos de Kobe habrían sido mucho más difíciles de conseguir sin la ayuda de un fiel escudero. Pau Gasol se incorporó en 2008 a los Lakers para darle a la franquicia el impulso que necesitaba en la lucha por la competición. No erraron en la contratación del jugador español; con Gasol, los angelinos alcanzaron tres finales en tres años, de las cuales dos se tradujeron en anillos. La buena sintonía entre ambos jugadores trascendió más allá de la pista y se convirtieron en "hermanos", como ellos mismos se llamaban.

Triunfador también en el cine

Los méritos del baloncestista no se quedaron reducidos a la cancha. Bryant fue el protagonista del corto de animación 'Dear basketball', galardonado con el Premio Óscar en esta categoría. Un logro más para añadir a la vida de un absoluto triunfador.

El día de la retirada

Como para todas las leyendas, el día de la retirada es muy duro. En 2016, Kobe Bryant jugaba su último partido con la enésima actuación prodigiosa de su carrera. 60 puntos para cerrar una trayectoria de ensueño y una despedida que quedará en el recuerdo eterno del Staples Center. La leyenda dijo adiós. La Mamba cerró una carrera de éxito y, tristemente, el pasado domingo nos dejó para siempre. Por suerte, siempre contaremos con la magia de la fotografía para recordarlo.