Inicio / Blog / Blog / Australia se quema
Compartir:

Australia se quema

Desde hace varias semanas, una oleada de incendios está sumiendo a Australia en la mayor catástrofe natural de su historia. La extensión del fuego se mide en millones de hectáreas y la perspectiva de futuro es desoladora. Decenas de personas fallecidas, millones de animales muertos y miles de viviendas destruidas dan fe de una desgracia sin precedentes en el país. Repasamos algunas de las fotos más impactantes y contamos cómo se han ido produciendo estos incendios, además del panorama futuro del país aussie.

Así empezó todo

REUTERS

Es complicado poner un origen exacto a los incendios en Australia, pero son varios los ingredientes que han formado el caldo de cultivo perfecto para que la situación que vive el país se haya convertido en un auténtico infierno. La primera, la mano del hombre; Australia es un gran productor de eucalipto, árboles de rápido crecimiento, que generan gran rentabilidad y que, además, arden muy fácilmente. La segunda, un gobierno negacionista; el cambio climático no entra en las prioridades del Primer Ministro, Scott Morrison, y las políticas medioambientales brillan por su ausencia en un país con una riqueza natural inmensa. La tercera, las altas temperaturas; en pleno verano australiano, el termómetro ronda los 41ºC de media. El calor, sumado a las sequías, dejó el terreno listo para arder.

El fuego se va extendiendo

DAN HIMBRECHTS

Una vez provocada la chispa, era muy fácil de prever que el fuego se abriría paso entre las vastas extensiones de terreno australiano. Las fuertes ráfagas de viento favorecieron su expansión y, en la actualidad, las llamas ya ocupan un territorio superior en tamaño a Portugal. Y lo peor es que esto no es el final. Australia es un país donde los incendios forestales se vuelven un suceso frecuente, pero lo que distingue a estas llamas de las demás es una ferocidad que nunca se había visto en el país.

Consecuencias

EFE

Las consecuencias de la catástrofe son terribles. Se estima que mil millones de animales han muerto en los incendios, una cifra escalofriante a la que se suman las 28 personas fallecidas y las más de 2.000 viviendas destruidas por las llamas. Los expertos afirman que no existe nada comparable a esta devastación; en un país con la tasa más alta de riesgo de extinción de mamíferos, el fuego acelerará el progreso. A nivel global, el CO2 emitido a la atmósfera puede condicionar de manera muy grave el calentamiento global que ya está sufriendo la Tierra.

¿Hay esperanza?

GETTY IMAGES

En los últimos días, las lluvias han dado una pequeña tregua a los voluntarios que luchan incansablemente contra los incendios, pero todavía hay mucho trabajo por delante para dar por extinguidas estas llamas. Aunque con el tiempo, el fuego acabará por desaparecer, sus consecuencias serán muy difíciles de revertir. Los incendios de Australia son un aviso más de un planeta enfermo, al que cada vez tratamos con mayor crueldad. Mientras tanto, la Tierra aumenta su temperatura progresivamente y las condiciones se hacen cada vez peores para que todas las especies podamos convivir.