Inicio / Blog / Phottic / Una historia de peregrinaje
Compartir:

Una historia de peregrinaje

Son miles los peregrinos que año tras año recorren el Camino de Santiago para llegar a la ansiada meta de Compostela, o incluso para continuar hasta acabar su sendero en Fisterra. El Camino está lleno de momentos especiales que han quedado en el objetivo y que con mucho orgullo tenemos en el archivo de Phottic.

Puntos señalados

Hay puntos en el Camino de Santiago que un peregrino no puede dejar pasar por alto. Si te decantas por el Camino Francés, Astorga es un lugar por el que debes dejar tu huella. Un lugar con mucha historia que tiene entre sus muchos reclamos la Cruz de San Justo de la Vega, que podemos ver en esta foto.

Una genial travesía

El Camino es una travesía que el peregrino hace con la fe del que desea llegar a Compostela. Durante el recorrido, muchas nuevas amistades y lugares irrepetibles marcarán una experiencia que el peregrino recuerda para toda la vida. El Páramo de León es uno de los lugares a cruzar durante el sendero.

La llegada

Después del gran Camino... la llegada a Compostela. La plaza del Obradoiro es el escenario de estampas que quedan para el recuerdo. No importa cómo hayas hecho el Camino, este es el enorme punto de encuentro en el que te encontrarás la imperial Catedral que marca uno de los puntos finales de la aventura. Después, el peregrino puede elegir si termina aquí o puede seguir hasta Fisterra.

Concentraciones peculiares

El Obradoiro servía también de lugar en el que mucha gente con aficiones comunes se pudiese concentrar para disfrutar de su pasión. En este caso, varios moteros acudían con su vespa para reunirse en concentraciones moteras.

La despedida

Toda aventura se termina. Tras la llegada a Santiago y el disfrute del Camino recorrido, los peregrinos se despedían para poner punto y final. Atrás quedan muchas vivencias, que son parte de la memoria de cada uno de ellos y que nunca olvidarán.