Inicio / Blog / Historias Phottic / 30 años de la caída del muro de Berlín
Compartir:

30 años de la caída del muro de Berlín

El 9 de noviembre se cumplen 30 años de uno de los acontecimientos que marcaron el siglo XX: la caída del muro de Berlín. Tras 28 años con la ciudad y el país divididos, sería el primer paso para la reconciliación de un pueblo marcado por diferentes acontecimientos políticos a lo largo del siglo.

¿Por qué se dividió Alemania?

La división de Alemania y, con ello, de Berlín fue una de las tantas consecuencias que tuvo la Guerra Fría en Europa. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Berlín estaba dividida en cuatro sectores de ocupación: soviéticos, americanos, ingleses y franceses. Las malas relaciones entre comunistas y aliados se fueron acrecentando, las diferencias eran muy marcadas y los modelos de país también; consideraron que la mejor solución era hacer dos estados diferentes: la capitalista República Federal Alemana y la comunista República Democrática Alemana. Berlín quedaría dividida con más de 80 puntos de control en el muro.

¿Cómo se hizo el muro?

La economía soviética caía en picado y la gente huía sin control desde la parte oriental de la ciudad hasta la occidental, cuantificando en tres millones la cantidad de gente que dio el paso de una zona a otra. Para poner freno a este trasvase de población, se decidió levantar un muro provisional, al que seguiría una alambrada y un muro de ladrillo. La división estaba hecha y materializada con una pared de hormigón de 4 metros de altura.

Las consecuencias de la división

La separación de la población de Berlín trajo consigo horror. Eran muchos los que querían salir de la zona oriental, y más de 100 murieron en el intento. Otros tuvieron más suerte y, burlando los exhaustivos controles, pudieron traspasar el muro. Familias separadas, amigos que dejaron de verse, las consecuencias de la instalación del muro hacían mella en una población cada vez más agotada.

¿Quién tiró el muro?

Finalmente, el paso del tiempo y la desesperación de la gente harían caer el muro. Austria y Hungría abrieron sus fronteras, ya que cada vez más alemanes acudían para pedir asilo. El hecho de que los alemanes se viesen obligados a huir de su país hizo que la población se indignase, formando manifestaciones en la céntrica Alexanderplatz que forzaron al gobierno de la RDA a permitir el paso hacia la zona occidental. El éxodo fue masivo y el muro abriría sus primeras brechas para unificar a un país que vivió tres décadas separado.