Inicio / Blog / Phottic / ¿Cómo han evolucionado las gafas?
Compartir:

¿Cómo han evolucionado las gafas?

Nada se queda al margen de la evolución. Las décadas no pasan en vano para nadie, y las gafas también son un fiel reflejo de los avances que se han ido sucediendo en el mundo. Lo que comenzó como un utensilio complejo, hoy está plenamente integrado en nuestras vidas. De montura gruesa o más fina, redondas o cuadradas, sin patillas o con ellas... las gafas han pasado por múltiples formas. Vamos a pegarles un repaso.

Diferencias entre sexos

Una de las monturas más habituales era la triangular. Siguiendo la estética del momento, que seguía una línea de gafas pequeñas, intentando tapar la cara lo mínimo posible, fue la más elegida en los años 60. Nos estamos refiriendo exactamente a la que lleva María, la madre en esta foto, y es que era una gafa que sobre todo triunfaba en el sector femenino. Contrastaba con la utilizada por el hombre, más recta y amplia. Una foto que lo dice todo sobre el estilo de gafas en función del sexo.

Las gafas pequeñas y redondas

Estas no podían faltar. Las gafas, como os decíamos antes, seguían un estilo diferente al de ahora en la medida en que intentaban ocupar el mínimo espacio sobre la cara; eran consideradas más como defecto que como algo con lo que poder marcar estilo y lucir como un complemento más. De esta forma, era muy frecuente a mediados del siglo XX ver gafas de montura muy fina, pequeñas y redondas como las que podéis ver en la foto.

El clásico estilo aviador

La evolución estética llevó a inspirarse en referencias como las de gafas utilizadas para otras disciplinas. Esas eran las gafas de aviador, que se caracterizaban por emplear un doble puente para unir las dos lentes. Aunque el estilo fue evolucionando.

Como podéis ver, entre este grupo de niños, el que lleva las gafas de sol también emplea un estilo aviador, con la montura fina, un puente más largo y unas lentes más grandes. En esta época nos olvidamos de las pequeñas gafas que apenas querían interferir en la cara y optamos por unas más ostentosas, que sí ocupan un porcentaje amplio del rostro. Eran la línea moderna en los años 70, época en la que fue tomada esta foto.

En la carretera también hacían falta

Por supuesto, estas son gafas de scooterista compradas en el año 1958, muy habituales entre los pilotos de Vespa, ya que protegía del fuerte viento que arreciaba en los ojos en las largas travesías en moto. Este modelo perseguía una protección prácticamente total de la cara y un ajuste perfecto gracias a la cinta de cuero con la que se sujetaba a la cabeza.