Inicio / Blog / Phottic / Rallyes, historia del asfalto gallego
Compartir:

Rallyes, historia del asfalto gallego

Galicia es una tierra donde, cada año, las carreteras se abarrotan de gente expectante de ver las mejores competiciones de rallyes del país. Una tradición que perdura a través de las décadas y que deja imágenes para el recuerdo en el archivo de Phottic. Vamos a darle un repaso a través de nuestro archivo a los diferentes coches que han recorrido las carreteras gallegas y a las pruebas donde han podido dejar su sello pilotos de leyenda.

Seat de los 70

A bordo de este coche van José Antonio Lastra como piloto y Benjamín González como copiloto. Ambos lleva nel control de un Seat 124-2000, un bólido con muy buen rendimiento para pruebas donde la velocidad y la capacidad de maniobra ante las diferentes curvas eran esenciales. Esta foto fue tomada a finales de la década de los 70 en Ponteareas.

Rally Rías Baixas, más de 50 años

Más de medio siglo lleva celebrándose una de las pruebas más prestigiosas del automovilismo gallego. Cada año, los mejores coches y pilotos de la zona se reúnen en el Rally Rías Baixas para medirse en la pista, siendo una prueba puntuable para el Campeonato de España de Rally. La prueba transita por los alrededores de Vigo, y se cuentan por miles los espectadores que cada año acuden a la cita. Este Citroën tuvo el privilegio de ser uno de los participantes.

Los hermanos Vallejo, leyendas de la carretera

Si hay una pareja dominadora a lo largo de las décadas de los rallyes gallegos, posiblemente esa sea la que forman los hermanos Sergio y Diego Vallejo; ganadores de pruebas como el Rally Rías Baixas o el Rally San Froilán en diferentes ocasiones, son dos de las figuras más conocidas dentro del gran circo que constituye el Campeonato de Rallyes de Galicia.

Galicia, el lugar perfecto para los rallyes

Después de todo, nos preguntamos por qué Galicia se convierte en el lugar perfecto donde los coches puedan echar a correr. Son muchos los factores que hacen de esta región un trazado idóneo para vivir las mejores competiciones. Las carreteras con multitud de curvas, en constante pendiente, la pasión del público que aprieta en cada punto del trazado, el cada vez mejor estado del asfalto... Los rallyes en Galicia gozan de muy buena salud, y esperamos que así sea por muchos años más.