Inicio / Blog / Historias Phottic / Del ladrillo al iPhone X
Compartir:

Del ladrillo al iPhone X

El primer móvil

Eso es, este es el considerado el primer móvil. La compañía finlandesa Nokia sacó al mercado en 1994 el Nokia Mobira Cityman, con la finalidad de que los ejecutivos de las grandes compañías estuviesen constantemente conectados. Como veis, las dimensiones del teléfono no lo hacían muy cómodo a la hora de que los trabajadores lo pudiesen llevar en sus bolsillos. Fue el primer móvil con el que se podía llamar sin necesidad de nada más y pesaba nada menos que 800 gramos. Todos los esfuerzos irían encaminados a reducir este tamaño.

Alcatel, un icono

Seguramente, si nos hablan del móvil ladrillo, a muchos nos vendrá a la cabeza Alcatel como la gran marca creadora de este tipo de móviles. A finales de los 90, Alcatel simplificó el tipo de teléfono que se conocía para hacer algo más sencillo y manejable. Efectivamente, continuaba siendo un teléfono de pantalla reducida, peso contundente y sin un atisbo de color. Pero los progresos se seguían viendo y el Alcatel OneTouch Easy fue un icono de la época.

Nokia sigue reduciendo el tamaño

Nokia seguía siendo una avanzada a su tiempo. Cuando las demás compañías todavía peleaban por simplificar los procesos de los móviles, esta empresa creó un móvil de tamaño aún más reducido. Hablamos del Nokia 3310. Sí, posiblemente lo hayas tenido tú, tus padres o algún amigo. Fue una auténtica sensación porque hablábamos de un móvil verdaderamente compacto, que cabía en el bolsillo sin ningún tipo de problema y que permitía operaciones tan desconocidas hasta el momento como navegar por internet.

El móvil con tapita y a color, de Motorola

Motorola popularizó el móvil con tapa protectora de pantalla. Os presentamos el Motorola V3, que se caracterizaba además por ser uno de los primeros móviles a color que se hizo popular. Con un diseño sencillo, conservando las características del Nokia 3310 pero elevándolas hacia una mejor experiencia del usuario, se convirtió en otro móvil absolutamente icónico.

Nace el iPhone

Apple, el gigante de la informática, vio el filón que era la telefonía móvil y se lanzó a fabricar su propio teléfono, nació así el iPhone. El precursor del smartphone, con él vemos que la pantalla no solo es lo que predomina, sino que es lo único que podemos ver en la parte frontal del teléfono. Un móvil multitarea, con el que podemos acceder a multitud de aplicaciones y que además nos deja ver todo a pantalla grande. La revolución ya estaba presente.

El momento de la BlackBerry

Entre medias, otro teléfono icónico. Tiempo antes, la BlackBerry había iniciado su periplo en el mercado. No obstante, no fue hasta finales de la primera década de los 2000 cuando este teléfono de mecánica simple, consistente en una pequeña pantalla y un teclado Qwerty, comenzó a convertirse en un fenómeno de masas. Fue bastante efímero, dada la baja calidad del aparato, pero durante unos años la BlackBerry fue una de las dominadoras de la telefonía mundial.

Las potencias asiáticas llegan al mercado

Los gigantes asiáticos tampoco perdieron el tiempo. Samsung apareció con fuerza en el mercado de la telefonía para ofrecer un teléfono más sofisticado, el Galaxy. Recuperaba la fuerza del iPhone, trabajando el concepto de smartphone con teléfonos de pantalla grande pero tamaño asequible.

El iPhone X, la última gran muestra

Ni qué decir tiene cuál es el móvil más codiciado del mercado a día de hoy: el iPhone X. Un derroche de memoria RAM, de capacidad interna, de gráfica y de avances en experiencia de usuario que le convierten en la joya del mercado de la telefonía actual. Es la última gran muestra de la sofisticación tan rápida que ha sufrido el mundo de la telefonía móvil en los últimos años.