Inicio / Blog / Blog / Billy El Niño vs Pat Garrett, la casualidad hecha foto
Compartir:

Billy El Niño vs Pat Garrett, la casualidad hecha foto

La hemeroteca es muy traicionera. Fotos de viejas amistades, de gente que fue muy importante de nuestra vida o de gente que en el momento de tomar la foto no lo era, y después se convirtió en fundamental. La vida da muchas vueltas y la historia de Pat Garret y Billy El Niño es un fiel reflejo de ello. Pero antes de contaros esa casualidad, vamos a poneros en antecedentes, ¿quién era cada uno?

Billy El Niño, el forajido

Una de las mayores leyendas del Salvaje Oeste americano. Nacido con el nombre de William H. McCarthy, se acostumbró a crecer solo, con un padre fallecido y una madre que lo abandonó a una temprana edad. Criado en ambientes conflictivos, se dice que cometió su primer asesinato a los doce años. Se granjeó una fama en el Oeste que le convertía en un hombre verdaderamente temible, con decenas de muertes a sus espaldas. Incluso cuando ya estaba sentenciado a muerte, consiguió escapar de la horca asesinando a dos agentes de la ley, escapando así de la cárcel.

Pat Garrett, el sheriff

El eterno rival de Billy el Niño. Aunque comenzó trabajando de cowboy, pronto recondujo su vida hacia el servicio de la ley. Le fue adjudicado el puesto de sheriff del condado de Lincoln y, desde entonces, pasó sus días en la búsqueda del mayor forajido conocido en el Salvaje Oeste: Billy el Niño. Numerosos fueron los intentos de captura y las eternas persecuciones que ambos protagonizaron, hasta que Garrett dio con Billy. Lo que no esperaba era que éste se escapase una vez condenado a muerte.

La venganza

Una vez huido, Garrett dio con el paradero de Billy el Niño, una casa en la localidad de Fort Summer donde vivía huido de la justicia. Con ello, Garrett por fin vio cumplido uno de sus grandes sueños, encontrar el lugar en el que capturar a su eterno rival. Y no solo eso. A traición, mientras Billy dormía, Garrett consiguió asesinarlo a sangre fría, finalizando así una disputa que duró décadas.

La gran casualidad

Lo sorprendente de esta historia es que Billy el Niño y Pat Garrett ya se habían conocido sin ni siquiera ser conscientes de ello. Durante una partida de cartas entre amigos, fue tomada esta foto. Es muy probable que entre la multitud ni siquiera hubiesen llegado a hablar, pero la fotografía dejó constancia de un momento histórico que confirma lo cambiante que es nuestra vida. Un abogado estadounidense había comprado esta foto en un mercadillo sin saber quién estaba en ella, seis años después se hizo el increíble hallazgo.