Inicio / Blog / Phottic / La Estrella de Galicia
Compartir:

La Estrella de Galicia

Desde 1906, la empresa Hijos de Rivera mantiene en pie a la que hoy en día es una de las cervezas más consumidas en España, la Estrella Galicia. Una tradición que se ha ido moldeando con el tiempo. Aunque hoy es una de las compañías más potentes del tejido empresarial gallego, los inicios de la fábrica, situada en A Coruña, se han basado en el esfuerzo de empresarios y trabajadores de la zona, empezando por su fundador José María Rivera.

Los inicios

En esta foto de 1912, podemos ver a varios vecinos del lugar elaborando lúpulo para fabricar las primeras cervezas Estrella Galicia. El lúpulo es un ingrediente esencial en la composición de la cerveza, el encargado de aportarle su amargor, sabor y aroma característicos. Eran los inicios, la empresa llevaba tan solo seis años en pie, y eso se puede apreciar en la ausencia de unas instalaciones para llevar a cabo este proceso.

La empresa se consolida

Pasaban los años, era 1915 y La Estrella de Galicia ya se encontraba cerca de cumplir una década de vida. La fábrica ya empezaba a tomar forma y aquí podemos ver a varios trabajadores depositando los litros y litros de producción en barriles de Estrella Galicia. Era la consolidación de una idea, la Estrella era real.

La fábrica original

Esta es la primera fábrica de La Estrella de Galicia, situada en el barrio coruñés de Catro Camiños. Esta fue su ubicación hasta 1972, momento en el que los propietarios decidirían trasladarla hacia el lugar en el que hoy se encuentran, el polígono de A Grela, también en la ciudad herculina.

Los primeros anuncios de Estrella

Aquí podemos ver uno de los primeros anuncios publicitarios que La Estrella de Galicia realizó en medios locales. Si lo analizamos, nada tiene que ver con la imagen que la marca vende hoy en día. Llama la atención que se venda como empresa que se abastece de las aguas del puerto de A Coruña, o como fábrica de hielo artificial. Además, en el anuncio hace hincapié en ser concesionario de la red telefónica, un privilegio que pocas instituciones tenían en 1924, de cuando data el anuncio.