Inicio / Blog / Phottic / Las motos son para el verano
Compartir:

Las motos son para el verano

Si hay un vehículo que está hecho para el verano es la moto. Cuántos paseos nos habremos hecho por carretera sobre dos ruedas. Hoy rescatamos unas cuantas fotos e historias de nuestro archivo relacionadas con la moto. ¡Que las disfrutéis!

De paseo por Vigo

El Vespa Club Vigo se formó como asociación para reunir a todos los amantes de este singular vehículo de dos ruedas. En una de sus salidas pudimos rescatar esta foto de 1955, en la que una pareja, Manolo y Elisa, estaban de camino al famoso Curro de Torroña, celebrado en la parroquia de Oia. El estado de las carreteras del momento no era el mejor, pero el lugar daba para contemplar unos hermosos paisajes a bordo de la vespa.

Hasta el mar con la moto

¿Reconocéis ese monte que se ve al fondo? Efectivamente, es el monte de A Guía y su capilla. Esta foto fue tomada en el puerto de Vigo, antes de la construcción del actual Real Club Náutico. Los protagonistas son los mismos que en la anterior foto, Manolo y Elisa, que posan con sus hijas mientras dan un paseo de domingo a lomos de la moto con sidecar adaptado. En un día despejado, nada mejor que una vuelta en moto!

Ellas también se suben

Foto de la década de los 50. Alicia posa para un fotógrafo a las puertas de su casa de la parroquia de Sabarís, en el municipio de Baiona, durante una romería veraniega. Nos llama la atención especialmente de su moto la cantidad de pegatinas que podemos ver en su parte frontal, todo un reclamo para los más pequeños. Alicia era de los pocas mujeres de la época a las que se podía ver con una moto en sus manos, ya que por entonces eran consideradas una "afición de hombres". Una muestra de valor.

De excursión playera

En verano, las motos eran una excusa para que las familias se juntasen y fuesen de excursión montados en ellas. Aquí podemos ver a la familia Silva con sus fieles vespas montando un picnic playero en la playa de Samil, en Vigo. Era el medio ideal para huír del denso tráfico que seguro inundaba las zonas de playa en la época.

Muchos amigos

Y por supuesto, las fotos eran un gran motivo para hacer amigos de todas las partes de España. En esta foto de 1959, los miembros del Vespa Club de Vigo hicieron de anfitriones con sus homólogos de Aranjuez y Madrid. Aprovecharon su llegada para llevarlos al mítico monte de Santa Tegra, en el sur de Galicia, para enseñarles los numerosos castros que allí se encuentran y las mágicas vistas del lugar.

Y vosotros, ¿tenéis recuerdos de vuestra infancia o de vuestros familiares paseando con sus motos en verano y llevándoos en ella? Queremos saber vuestras experiencias y que nos las hagáis conocer con vuestros comentarios. ¡La moto no pasa de moda!