Inicio / Blog / Historias Phottic / ¡Feliz Día Mundial de la Fotografía!
Compartir:

¡Feliz Día Mundial de la Fotografía!

El 19 de agosto se celebra el Día Mundial de la Fotografía, el primer medio que ayudó a preservar nuestros recuerdos. El medio que más nos gusta en Phottic, por supuesto. ¿Sabes que no se celebra en esta fecha por casualidad? Es un día con una historia detrás, y en este artículo os vamos a desvelar por qué.

El origen del Día Mundial de la Fotografía

Este día se celebra el 19 de agosto por un motivo en especial, y para ello tenemos que remontarnos al año 1839. En este año, y en este mismo día, la Academia Francesa de Ciencias presentó al mundo la nueva invención de un individuo francés llamado Daguerre. De ahí vino el nombre daguerrotipo, el primer procedimiento fotográfico conocido por el hombre.

¿Y cuál fue el primer daguerrotipo?

No sabemos exactamente si este fue el primer daguerrotipo tomado, pero sí que podemos decir que es el primero conocido. El inventor Joseph Niépce fue el encargado de dejar para la historia una imagen muy simple, las vistas desde la ventana de su casa quedaron para el recuerdo de la fotografía. El hombre ya era capaz de inmortalizar aquello que estaba viendo.

El fotoperiodismo de Cartier-Bresson

Es para muchos el mejor fotógrafo de todos los tiempos. A Henri Cartier-Bresson se le acuñó un apodo, el "ojo del siglo", y le vino a la perfección. Este fotógrafo plasmó muchos de los grandes acontecimientos del siglo XX gracias a su cámara. Fue uno de los fundadores de la mítica agencia Magnum Photos y con su imagen documentó eventos históricos como la Segunda Guerra Mundial o la Guerra Civil Española.

Robert Capa, la foto de guerra

El fotógrafo de guerra más importante de todos los tiempos era húngaro. Robert Capa dio imagen a gran parte de los conflictos bélicos del siglo XX y entre todas las fotos que tomó a lo largo de su carrera destaca una: el soldado republicano abatido por una bala disparada por el bando nacional. De ahí surgió la fotografía de guerra más famosa de todos los tiempos, y la gran imagen que nos viene a la cabeza cuando hablamos de guerra.

El beso de Doisneau

Si hacemos un repaso por la historia de la fotografía en el siglo XX vemos que gran parte de ella tiene una buena relación con los conflictos bélicos del momento. En el París de posguerra, Robert Doisneau se dedicaba a fotografiar aquellos rostros que le llamaban la atención. En uno de esos paseos por la capital francesa, se topó con una pareja que se besaba por sus calles. El resto es historia, una de las fotos más emblemáticas de todos los tiempos.

Carter, el niño y el buitre

Hay una imagen que tenemos en la retina cuando pensamos en Kevin Carter. El fotógrafo sudafricano, ganador del Premio Pulitzer, fue el autor de una foto legendaria. Un niño sudanés gatea, débil por la inanición, y un buitre asoma expectante para poder alimentarse con su cadaver. Carter fotografía la escena sin hacer nada por impedirla, queriendo representar la indiferencia de la sociedad ante las injusticias sociales. Realmente el niño no falleció en ese momento, Carter siempre dijo que su tribu estaba esperándole a 20 metros. Fruto de las presiones y un carácter depresivo, se acabaría suicidando al poco tiempo.

El detallismo de LaChapelle

Pasemos al color intenso. Ahí hay un fotógrafo que maneja el detalle como nadie. Se trata de David LaChapelle, un fotógrafo que trata esas pequeñas peculiaridades como nadie, detalles que rozan la parodia. Amigo de Andy Warhol, grandes campañas publicitarias del mundo de la moda llevan el sello de este fotógrafo.