Inicio / Blog / Historias Phottic / ¿Quién era Víctor Jara y por qué se está hablando tanto de él?
Compartir:

¿Quién era Víctor Jara y por qué se está hablando tanto de él?

Han pasado 45 años desde el asesinato de Víctor Jara, acribillado con 44 disparos en Santiago de Chile. Sin embargo, su muerte continúa siendo un asunto de actualidad, y es que tras un largo y tortuoso proceso judicial, ocho militares retirados del ejército chileno han sido condenados por la muerte de uno de los personajes más importantes de la cultura popular de Chile.

Este era Víctor Jara

A Víctor Jara se le podría definir como un artista multidisciplinar pero, sobre todo, como la voz de un pueblo que pedía justicia social, libertad y una solución a los problemas que le acuciaban. Hijo de una familia de campesinos, pronto quedaría huérfano y muy joven se interesaría por su gran pasión, el teatro. De Jara se pueden decir muchas cosas: cantautor, director teatral... pero ante todo era un hombre que apostaba por la cultura como arma principal para la rebelión del pueblo.

Ligado a la figura de Salvador Allende

Con la llegada de Salvador Allende a la presidencia del gobierno de Chile, llegó también una revolución, la socialista. Figuras de la cultura chilena como Pablo Neruda dieron su apoyo al nuevo líder del país, pero si hay una voz para expresar este movimiento, es la de Jara. Afiliado al Partido Comunista, creó himnos que hablaban del pueblo, de sus deseos, y que traspasaron fronteras, para llegar a ser cantados en manifestaciones en países como España.

Su asesinato

El gobierno socialista de Allende duró tres años, el tiempo que tardó en levantarse el Golpe de Estado de Augusto Pinochet, en 1973. Un 11 de septiembre de ese año, las tropas afines al dictador detuvieron a 600 personas para trasladarlas al Estadio Chile. Entre ellas estaba Jara, quien tras horas de tortura por su defensa del gobierno de Allende, fue encontrado sin vida cuatro días más tarde en los aledaños del estadio, casi irreconocible por los agujeros de bala y los golpes recibidos.

Aunque tarde, la justicia llegó

45 años que esperar para que alguien pagase por la muerte de Víctor Jara. Un camino largo, lleno de baches, y en el que prácticamente se había perdido toda esperanza. El primer paso se produjo en 2009, con una multitudinaria ceremonia tras la exhumación de sus restos mortales, que fueron entregados a su familia. Pero quedaba lo más importante, alguien debía pagar. Ocho militares cumplirán 18 años de prisión por los asesinatos de Jara y el Director de Prisiones Littré Quiroga, un castigo más para quien quiere negar la historia.