Inicio / Blog / Phottic / Cuando el tabaco era una religión
Compartir:

Cuando el tabaco era una religión

 
Hoy celebramos el Día Mundial Sin Tabaco, una iniciativa para combatir el tabaquismo, una adicción que cada año mata a más de 7 millones de personas. Se calcula que más de mil millones de personas en el mundo son fumadoras, una cantidad muy elevada pero mucho menor que la que podríamos encontrar tan solo unas décadas atrás. Y es que por entonces fumar era un modo de vida, un motivo de reunión, un argumento para hacerse notar… en definitiva, el tabaco era una religión. Y un buen ejemplo lo tenemos en Phottic, algunas de las fotos de nuestro archivo nos descubren cosas sorprendentes.

Fumando desde muy jóvenes

La relación con el tabaco era íntima y duradera, y empezaba desde bien pronto, solo con el fin de creerse más, de sentirse más adultos si tenían un pitillo en la mano. Normalmente las prohibiciones eran claras en casa, aunque había muchas familias permisivas con sus hijos en esta cuestión. Si no fumaban en su casa, se reunían con sus amigos fuera de ella y paseaban orgullosos fumando, o incluso posaban ante el objetivo, como en esta foto tomada en Vilagarcía de Arousa durante la década de los 60.

Acompañante en fiestas

Era inconcebible juntarse con los amigos en cualquier fiesta o romería gallega en los años 60 y no hacerlo con unos cigarrillos. La pasión por el tabaco estaba presente en todos los lugares, y no ser partícipe de ello era considerado un motivo de debilidad por el resto del grupo, incluso de exclusión. Esta foto fue tomada en la fiesta de la parroquia de Ribadeume, en As Pontes. Estos chicos eran compañeros en el equipo de fútbol de la localidad, pero incluso para la gente que realizaba práctica deportiva, fumar no era un impedimento.

Las máquinas de cigarrillos de la época

En esta foto de un grupo de amigos en un bar de Navia de Suarna tampoco faltaba el tabaco, y además dentro de un local, algo impensable hoy en día con la ley antitabaco que prohíbe su consumo en establecimientos interiores. Pero si hay algo llamativo en esta foto es el estilo de las máquinas de tabaco que existían por entonces, con un estilo más clásico y rudimentario, lo digital todavía estaba lejos.

Tabaco en cualquier lugar

El tabaco estaba al alcance de cualquiera en cualquier lugar. En el mercado, en el kiosco… cualquier lugar era propicio para conseguir tabaco. Era el caso de este establecimiento de Vilagarcía de Arousa , donde además de prensa se podían adquirir también cigarros sueltos con toda facilidad.