Inicio / Blog / Phottic / En Phottic hay mucha fauna, ¡conócela!
Compartir:

En Phottic hay mucha fauna, ¡conócela!

Lo importantes que son los animales y la poca importancia que se les da en muchas ocasiones. En Phottic, no nos queríamos olvidar de ellos y hoy les vamos a dedicar este post de nuestro blog. Compañeros de vida, guardianes de la casa, ayudantes en el trabajo… siempre cumpliendo sin protestar. Estos son solo algunos, podéis encontrar más en nuestro enorme archivo.

El entretenimiento de las familias

Foto del año 1957. Las niñas Laura y Pepa disfrutaban de una noche de feria subidas a lomos de una burra. Los animales eran los principales reclamos de estas fiestas, y los niños disfrutaban con ellos, montando en ellos y acariciándolos. En este caso, estas niñas aprovechaban la ausencia de sus padres, pulpeiros de profesión, para aprender a montar en estos animales.

La vaca Linda

La vaca era un animal indispensable en buena parte de las casas gallegas, y sigue siéndolo. Si hay una raza característica de este mamífero en Galicia es la vaca rubia, y Linda era una de ellas. Guardiana de la casa, en esta foto tomada en los años 70 asomaba la cabeza desde su establo para ser captada por el objetivo. Además de la producción de leche, la vaca era una gran fuente de alimento para toda la familia. Linda era propiedad de Constante, un vecino de la parroquia de Sexe, en As Pontes.

El mejor amigo del hombre

As Pontes, año 1966. José posa con sus perros, Tila y su hijo, el cachorro León. Perros de una raza que está íntimamente ligada a Galicia, el can de palleiro. Los perros eran todo en las casas del rural gallego, protegían la casa de los extraños que pudiesen entrar en ella, cuidaban a las gallinas del corral, pastoreaban a las ovejas y cazaban todo lo que pudiesen encontrar. Además, les quedaba tiempo para ser los fieles compañeros de sus dueños, a los que hacían compañía y servían en todo lo que pudiesen.

Del cerdo, hasta los andares

María dedicaba sus horas a trabajar en el corral de su casa, en el municipio de Navia de Suarna. Entre los animales que tenía, era fundamental el cerdo, una fuente de alimento para toda la familia, del que se aprovechaba todo. Para el refugio de los animales, era habitual que los dueños construyesen su cortijo cerca de su casa e incluso debajo para aprovechar el calor que proporcionaba el ganado. Para construir su corral, María se inspiró en una edificación típica gallega, la palloza, construida en piedra y con techo vegetal.

Pastor con ayuda

Una escena típica en el rural gallego. Eduardo era el pastor de un gran rebaño de ovejas, a las que sacaba a pasear cada día por los campos de Navia de Suarna. No lo hacía sin la ayuda inestimable de su perro, un perfecto ayudante para conducir al rebaño mientras se alimentaba. La oveja era otra gran fuente, tanto de leche como alimento, para las familias del rural.