Inicio / Blog / Historias Phottic / Stephen Hawking, vivir saltando las barreras
Compartir:

Stephen Hawking, vivir saltando las barreras

Hoy nos ha dicho adiós el físico británico Stephen Hawking. Tras una larga lucha durante 55 años con la ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica), una enfermedad neurodegenerativa, ha fallecido a los 76 años en su casa de Cambridge, en Inglaterra.

En Phottic queremos hacer nuestro particular homenaje a su figura, así que hoy os traemos una serie de fotos que resumen a grandes rasgos su vida, en la que nunca existieron las barreras.

Pasión por la ciencia desde joven

Nacido en 1942 en Oxford, Inglaterra, se crió con cuatro hermanos en una familia de intelectuales. Por increíble que parezca, en bachillerato fue un alumno de notas mediocres y, al terminarlo, decidió iniciar sus estudios en la carrera universitaria de Física Teórica y Cosmología en la Universidad de Cambridge.

Jane, un antes y un después en su vida

En Cambridge conoció a Jane Wilde, una amiga de su hermana. Los que hayáis visto la aclamada película La teoría del todo ya conoceréis su historia, más que interesante. En los primeros años de matrimonio vivieron en Londres a causa del trabajo de su mujer, y fruto de su relación nacieron sus tres hijos: Robert, Lucy y Timothy. Acabaron separándose tras 25 años de matrimonio, cuando Hawking se fue a vivir con su enfermera.

Un deterioro progresivo

A los 21 años, para su desgracia, le diagnosticaron ELA, y a pesar de los 2 años de vida que le pronosticaron, vivió con ella 55 años, hasta el día de hoy. Aunque, lamentablemente, sufrió los terribles efectos que ocasiona la enfermedad, y progresivamente se fue paralizando más y más. "Traté de llevar una vida lo más normal posible, y no pensar en mi enfermedad o lamentar las cosas que me impide hacer, que no son tantas”, comentaba.

Su pretensión, entender el mundo desde todos los ángulos

"Mi objetivo es simple", dijo una vez. "Es entender completamente el universo, porqué es como es y porqué existe simplemente”. Debido a esto, la mayor parte de sus trabajos se basaron en unir la relatividad y la teoría cuántica con la finalidad de poder entender y explicar el origen y funcionamiento del cosmos, esa pregunta que tantos se cuestionan y que tan pocos pueden afrontar.

En el año 1974 pasó a formar parte de la sociedad científica con más prestigio del Reino Unido, la Royal Society, siendo uno de sus miembros más jóvenes. Y en el 1979 fue proclamado titular de la afamada Cátedra Lucasiana de la Universidad de Cambridge, a donde llegó con el objetivo de estudiar astronomía teórica y cosmología.

Sus hazañas y la herencia que nos deja

En el 2007 puso a prueba las teorías del gran Newton, en lo que pensaba que simplemente fuese un vuelo de gravedad cero a los 65 años. Ya consolidado como divulgador a nivel internacional, Hawking deja el gran legado de hacer la ciencia un poco más simple, una materia que hace solo unas pocas décadas parecía solo alcance de unos pocos elegidos.

Nos deja además un ejemplo de lucha y superación, el reconocimiento de la ELA como una enfermedad que cada vez goza de mayor visibilidad. No conviene olvidar que es la tercera patología con mayor número de afectados a nivel mundial. Una barrera en la vida de Hawking, quien únicamente decidió saltarla y seguir explorando el mundo.