Inicio / Blog / Proyectos Phottic / En Phottic nos disfrazamos, ¡disfruta del Carnaval!
Compartir:

En Phottic nos disfrazamos, ¡disfruta del Carnaval!

Estamos en febrero y el frío nos invade, pero el carnaval nos da una excusa para no quedarnos en casa y llenar este mes de color. ¿Ya tienes el disfraz preparado para sorprender a propios y extraños? ¿O eres de los que lo dejan para última hora?

Lo que tenemos claro en Phottic es que siempre hay un motivo para disfrazarse, y os lo mostramos con los atuendos más originales de todas las épocas. Porque el carnaval no es algo reciente, ni mucho menos, y en nuestro archivo tienes una buena muestra de ello.

¿De dónde viene el carnaval?

Hay una práctica unanimidad en que el carnaval procede de las fiestas paganas, como las que se realizaban en honor al dios romano Baco. Sin embargo, existe también la opinión de que esta celebración procede de la antigua Sumeria, hace 5.000 años, y que fue desde ahí cuando se extendió la tradición hasta el Imperio romano y su posterior traslado a América. En toda celebración carnavalesca existía el nombramiento de la Reina del Carnaval, la mujer que presentaba el mejor disfraz de la edición.

¿Cómo me hago un buen disfraz?

Quizá este no sea el mejor ejemplo de buen disfraz, pero sí que cumple con una de las claves del carnaval: recicla lo que tengas por casa. El carnaval es un buen momento para que rebusques y saques aquellas cosas que tengas cogiendo polvo en el trastero para darles una nueva vida. Cualquier cosa vale, un saco de patatas, unas cortinas viejas, papeles que ya no utilices… Todo puede formar parte de tu disfraz.

De niños a mayores

Disfrazarse no entiende de edades. Todos salimos a la calle a mostrar nuestra originalidad y a participar de la fiesta que supone el carnaval. Nos gustan los encuentros con nuestros vecinos y amigos. Disfrutar con ellos de todo lo que rodea a esta fiesta: los desfiles, el lanzamiento de confeti… Y sobre todo nos gusta aparentar lo que no somos el resto del año, ni siquiera algo que se acerque.

Por ejemplo, es costumbre entre los niños disfrazarse de persona mayor, llevar atuendos que les aporten la madurez que todavía no tienen. Y al contrario sucede entre la gente de mayor edad, donde el disfraz predilecto es aquel que les hace sentir más jóvenes.

Tiempo de comparsas

Una de esas cosas que van íntimamente ligadas al carnaval son las comparsas. Se trata de agrupaciones de gente formadas para bailar e interpretar las canciones que componen específicamente para esta fecha del año. A todo ello le acompaña una perfecta caracterización de todo el grupo, que prepara minuciosamente sus disfraces porque la ocasión lo merece.

Es frecuente que diferentes organizaciones realicen concursos para premiar a las mejores comparsas con una cuantía económica, y en la puesta en escena y la sorpresa que genere la coreografía están las grandes claves para proclamarse vencedor.

Lo que está claro es que, hagas lo que hagas, el carnaval es una época para disfrutar. Así que, si tienes la oportunidad, no te quedes en casa. Coge tus pinturas de guerra y a bailar, que tú lo haces fenomenal.