Inicio / Blog / Fotografía antigua / 150 años de Aguas de Barcelona, en fotos
Compartir:

150 años de Aguas de Barcelona, en fotos

En el blog de Phottic seguimos acercándoos la historia de aquellas empresas que consiguieron construir una tradición centenaria que las ha convertido en auténticas insignias del tejido empresarial español. Una de ellas es Aguas de Barcelona, fundada en la ciudad belga de Lieja en 1867, que ya tiene en su haber 150 años de historia.

Los inicios

Tal como os hemos contado, Aguas de Barcelona surge en Bélgica, con capital aportado por este país y colaboración de fondos franceses. Su objetivo era el de dotar al barrio del Ensanche de Barcelona de la infraestructura necesaria para el abastecimiento de agua, algo de lo que carecía hasta el momento. Aguas de Barcelona nace en un momento en el que las lluvias irregulares eran características de la Ciudad Condal, lo que provocaba sequías recurrentes. Era necesario crear un sistema que canalizase ese escaso caudal para poder dar agua a una ciudad en pleno crecimiento. La empresa duraría catorce años con accionariado belga, ya que en 1881 pasaría a manos francesas, teniendo nueva sede en París.

El viaje a casa

Medio siglo tardaría Aguas de Barcelona en establecerse en la ciudad a la que daba servicio. Barcelona se convirtió en la nueva sede social de la compañía tan solo un año antes de que su propiedad pasase a manos españolas.En 1920, un grupo bancario español apostó fuerte por llevarse la empresa al lugar que por historia le pertenecía, y lo consiguieron, creando así la Sociedad General de Aguas de Barcelona. Por entonces, ya era una empresa absolutamente consolidada, cuyo mayor símbolo era la Torre del Tibidabo, el depósito de agua más alto de la ciudad.

Un crecimiento impresionante

Barcelona es una ciudad que crece ostensiblemente entre los siglos XIX y XX, lo que exigía una infraestructura que creciese con la misma rapidez. En 1929, Aguas de Barcelona ya dispone de 900 kilómetros de canalización por toda la ciudad y los municipios lindantes, y ya son 44.000 las personas abonadas a la compañía. Es el año de la Exposición Internacional de Barcelona, en la que destacan los juegos de agua cedida por la compañía.

Garantía de calidad

El año 1953 fue el primero en la historia en el que la compañía tuvo que acometer una restricción de agua a causa de la sequía. Esto obligó a crear una planta de potabilización, para garantizar el consumo de agua depurada y en perfecto estado. Fue la primera que se construyó en Cataluña, en la localidad de Sant Joan Despí, en un momento en el que Aguas de Barcelona ya daba a servicio a más de 200.000 abonados.

A día de hoy

Aguas de Barcelona nos deja un legado de 150 años donde el máximo objetivo ha sido el de ofrecer la mayor calidad a todos sus clientes. Siempre tratando de progresar a la altura de la modernidad, como demuestra su flamante Torre Agbar, icono de la ciudad. Además, lo hace desde el máximo respeto al medio ambiente, abogando por un desarrollo sostenible y reforzando el compromiso con la comunidad, los profesionales y el territorio catalán.