Inicio / Blog / Fotografía antigua / Codorníu, la empresa más antigua de España
Compartir:

Codorníu, la empresa más antigua de España

Fundada en 1551, Codorníu está considerada por la revista Forbes como la empresa más antigua de todas las que conforman el tejido empresarial español. Con una tradición de casi cinco siglos, Codorníu es una empresa que se dedica a la elaboración de cava. Fundada en Cataluña, en sus inicios destinaba su actividad a la producción de vinos de todo tipo. Sin embargo, fue a mitad del siglo XIX cuando Codorníu cambiaría su rumbo y se dedicaría exclusivamente al cava, la bebida más internacional de esta región.

Los orígenes

Pero volvamos al origen de todo. Jaume Codorníu, el fundador de la compañía, era propietario de viñas, lo que convierte a Codorníu en una empresa íntimamente ligada a su tierra, a amar la vid y el vino. Sería un siglo después cuando Anna Codorníu, la heredera de la compañía, se casa con el viticultor Miquel Raventós, dando un nuevo giro a la empresa y pasando la familia Raventós a ser la nueva propietaria de Codorníu, aunque manteniendo el emblemático apellido como imagen de la marca.

El cambio de rumbo

Es precisamente a manos de la familia Raventós cuando Codorníu empieza con la elaboración del producto que hoy en día convierte a la empresa en mundialmente famosa: el cava. En 1872, Josep Raventós se convierte en pionero en la producción de este vino blanco espumoso que poco tiempo después conseguiría competir con el champagne. Desde entonces, los esfuerzos se centraron en producir únicamente este tipo de vino.

Las nuevas bodegas

Sant Sadurní D’Anoia se convertiría poco después en la nueva sede de Codorníu, que adquirió para ello un terreno en esta localidad y construyó allí unas grandes bodegas, que se convertirían en un referente en la zona. Una auténtica maravilla arquitectónica, diseñada por el arquitecto Josep Puig, preside desde entonces su masía.

El grupo Codorníu

A principios del siglo XX, Manuel Raventós, propietario de Codorníu por entonces, amplía los terrenos de la compañía adquiriendo 3000 hectáreas en lo que hoy es la Denominación de Origen Costers del Segre, una tierra totalmente estéril por aquel entonces. A partir de ahí se forma el Grupo Codorníu, una extensión de lo que ya era una empresa totalmente consolidada y solvente. Pasaría posteriormente a tener presencia en otras denominaciones de origen española como Rioja o Ribera de Duero, además de expansión internacional.

La actualidad

Codorníu continúa siendo a día de hoy una absoluta referencia cuando se habla de cava. Continúa avanzando con el objetivo de mejorar sus productos de manera constante, teniendo siempre presente que la innovación es necesaria para el progreso. Sin olvidar lo que realmente les ha llevado hasta donde están hoy, la pasión por su tierra y sus viñedos.